lunes, 25 de febrero de 2013

Testimonios tras el Cursillo de Cristiandad Nº 718 en Sevilla


Estas son algunas frases e ideas de varios testimonios de las personas que participaron en el Cursillo de Cristiandad Nº 718, celebrado del 22 al 24 de febrero de 2013, en Castilleja de la Cuesta.

Pablo L.: Ha sido una experiencia maravillosa. Venía con ilusión, pero sin saber de la intensidad de lo que aquí se vive. Trataré de transmitir esta experiencia a los demás y que lo de este fin de semana perdure toda mi vida.

Cristina: He sido más consciente de todo lo que me he perdido de vivir en la Iglesia. Esa pérdida supone un perjuicio para mí y para quienes me conocen. Me llevo la vivencia de superarme en mi vida.

Guido: En mis ojos está el cambio por lo que he vivido en el Cursillo de Cristiandad. Miradme y ved el resultado. Me llevo el haber podido compartir el Amor de Dios y lo positivo de compartir la invocación al Espíritu Santo.

Miguel: Es la primera vez que hago el Cursillo de Cristiandad y ha sido un "no va más". Yo no vine porque me lo hubieran dicho, sino porque Jesucristo ha querido que estuviera aquí.

Ángel: Ha sido curioso cómo llegué al Cursillo de Cristiandad, pues fue porque me invitó la madre de un amigo. Aquí se aprende el mensaje de lo que es la comunidad y se agradece. Se lo recomendaré a toda persona que no lo haya hecho antes.

Javier: No sabía a qué venía; el martes estaba asustado. A mis 28 años y aun siendo cristiano católico practicante, es la primera vez que he sentido a Dios como Le he sentido en este fin de semana; el algo indescriptible que merece la pena, pues esto es mucho más que un retiro. Esto ha sido "la leche".

Marta: Creo que es la primera vez que he sentido la Iglesia viva y, además, siento que es mi Iglesia. Mañana saldré con una sonrisa por todo lo que he vivido y que he aprendido.

Francisco: Vine con Marta al Cursillo de Cristiandad y doy gracias a Dios por los "instrumentos" que ha usado para ello. Animaré a todas las personas que no han vivido esta experiencia antes.

Pablo G.: Vine con ilusión y animaré a mis compañeros del Seminario a que también vivan esta experiencia. Salgo más enamorado de la Iglesia, de sus carismas y de mi vocación. Cristo y la Iglesia merecen más que la pena, merecen la vida.

Genaro: Doy gracias a Dios por haber conocido este Movimiento y haber podido conocer a personas tan comprometidas, además de por la experiencia he compartido y lo enriquecedora que ha sido.

Mercedes: He vivido un momento importante en mi vida, gracias a Dios y a la Virgen. Mis compañeros y yo hemos notado la oración por nosotros. Este fin de semana ha sido impactante e indescriptible; hacía tiempo que no sentía a Dios tan cerca. Me he encontrado a gente con mucho amor y de un testimonio muy vivo.

Carmen: Gracias a Dios y a la Virgen que me han traído aquí. Yo he ido a Tierra Santa, algo indescriptible y muy espiritual, pero el Cursillo de Cristiandad también emociona, es intenso. He identificado muchas cosas y he eliminado muchos conceptos erróneos. Dios me ha dado lo que yo quería: "Tirar a la basura lo viejo y quedarme con lo nuevo para poder compartirlo".

Emiliano: Sabía poco sobre a qué venía y me voy sintiendo que todo es más fácil.

Silvia: Todo el que tenga dudas, que venga y que pruebe lo que es un Cursillo de Cristiandad; saldrá con una conclusión.

Amalia: ¿Quién me iba a decir que un paseo por la playa haría que acabara en el Cursillo de Cristiandad? Es una experiencia inolvidable.

María Pepa: Desde chica quería hacer un Cursillo de Cristiandad y doy las gracias a Dios por haber venido.