martes, 29 de enero de 2013

Revelando o velando y desfigurando, por Publio Escudero


D. Publio Escudero, sacerdote y anterior consiliario de Cursillos de Cristiandad de Sevilla, a sus 89 años, ha estrenado también blog en la web archisevilla.org
Puede seguirle también a través de este enlace:

REVELANDO O VELANDO Y DESFIGURANDO
  
Al abordar el problema del ateísmo, el Concilio Vaticano II en la constitución de la Iglesia en el mundo actual (G espes) afirma que “el ateismo en sus distintas formas es uno de los fenómenos mas graves de nuestro tiempo”.

Y al hablar de las causas de este fenómeno creciente y alarmante, el Concilio pone como una de las causas “la reacción critica contra las religiones y en concreto contra la religión cristiana”. Y a continuación dice que “también los creyentes tienen en esto una parte de responsabilidad” y a continuación, queriendo subrayar esa misma idea, añade enseguida que “la génesis del ateismo en sus diversas formas puede tener una parte no pequeña los propios cristianos”. Y esto ¿por qué? El mismo Concilio nos da las razones: “Por el descuido de la educación religiosa o con la expresión inadecuada de la doctrina o incluso con los defectos de su vida religiosa, moral y cultural que han velado mas bien querevelado el genuino rostro de Dios y de la religión.”


Es decir, que entre las causas que han provocado el nacimiento y el desarrollo creciente del ateismo, de la indiferencia y abandonos de Dios, tenemos que mencionar con mucho rubor la vida de los cristianos, la vida de la Iglesia.

No se puede decir de una manera más suave y más clara que los cristianos hemos tenido y tenemos una gran parte de responsabilidad en su nacimiento y desarrollo, ya que, con nuestra manera de pensar, de vivir y de actuar de muchos hemos desacreditado a Dios, ofreciendo una imagen falsa e impresentable de Él.

Por eso los no creyentes podrían dirigirse a nosotros los cristianos, yalgunos lo hacen, para preguntarnos: ¿Qué habéis hecho de vuestra Fe?, ¿Qué habéis hecho de Dios?, ¿Qué caricatura nos habéis presentado de vuestro Dios para que hayamos tenido que abandonarlo?

Estos interrogantes deben de ser para nosotros los cristianos undespertador, un aldabonazo, una llamada de Dios a una conversión mas evangélica de todos los miembros de la Iglesia, de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo.

Escuchemos con mucha atención lo que nos dice el mismo Concilio VAT II: “el remedio del ateismo en sus distintas formas hay que buscarlo en la exposición adecuada de la doctrina y en la integridad de vidade la Iglesia y detodos sus miembros, porque a la Iglesia toca hacer presentes y como visibles a Dios Padre y a su Hijo encarnado, con una continua renovación y una purificación propias bajo la acción del Espíritu Santo”.

En estos momentos recuerdo, no una parábola, sino un sucedido del que yo mismo fui testigo directo.

Una noche cayó una gran nevada en Castilla con una temperatura de varios grados bajo cero. A media mañana nuestro padre nos dijo que iba a marchar a cazar. Los hijos que éramos un poco mayores le colocamos una pelliza con mucho pelo, después un pasamontañas, una visera grande, unas gafas grandes oscuras y se marcho.

Al cabo de unas horas volvió a casa y al entrar en el comedor uno de los hermanos mas pequeños, de cuatro años de edad, que no sabia nada , se fue al extremo de la mesa y desde allí le miraba asustado y con mucho miedo ydesconfianza porque le parecía un “hombre malo”.

De pronto, al quitarle a mi padre la pelliza y el pasamontañas y seguidamente la visera y las gafas oscuras que le habían ocultado su verdadero rostro, el niño quedo sorprendido y se fue corriendo a los brazos abiertos y tendidos del padre y se besaban con gran alegría.

Los cristianos le hemos colgado a Dios tantos trapos y disfraces que le hemos desfigurado; y este Dios es el que muchos rechazan y abandonan, no al verdadero Dios de la revelación.

Tú, ¿no has pensado nunca que muchos cristianos, y acaso tú y yo, podemos ser “fabricantes” de ateos y sobre todo de indiferentes, escépticos y alejados de Dios?

Tú, con tu manera de pensar y sobre todo de vivir ¿estas revelando o velando, desfigurando y ocultando el verdadero rostro del verdadero Dios?

A esta pregunta solo tú puedes contestar y yo también. Continuaremos buscando al verdadero Dios. . .
   
Seguiremos reflexionando.

Con el cariño de PUBLIO ESCUDERO