jueves, 10 de enero de 2013

Peregrinos de Colores en Marchena


El miércoles, día 9 de enero 2013, varios miembros del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Sevilla estuvimos en el complejo parroquial Santa María de la Merced de Marchena, un templo aún en construcción, pero con los salones parroquiales ya funcionando para la celebración de eucaristías, actos litúrgicos y otros eventos. Será una parroquia de nueva creación, que se sumará a las tres ya existentes en la localidad.

Ante las personas allí congregadas, algunas de ellas que ya habían realizado el Cursillo de Cristiandad, los que nos desplazamos desde Sevilla capital, más los cursillistas que nos sirvieron de anfitriones en la localidad, ofrecimos este instrumento eclesial de evangelización.

El responsable de Peregrinos de Colores (evento para ofrecer los Cursillos en las localidades de nuestra provincia), Fernando, nos presentó inicialmente y el padre Tomás Javier Gago, de la parroquia de San Miguel en la localidad marchenera, hizo la invocación al Espíritu Santo por los frutos de la reunión. A continuación, otro miembro de Cursillos de Cristiandad, Antonio, apoyado por las imágenes de una presentación en Power Point que se estaba proyectando, presentó el movimiento haciendo hincapié en su carácter eclesial, abierto y evangelizador, aún más especial si cabe durante el presente Año de la Fe.

Posteriormente, el matrimonio formado por Rocío y Emilio dio su testimonio de cómo el Cursillo de Cristiandad les cambió la vida para seguir afrontándola y superando barreras y obstáculos gracias a tener presente el Amor de Dios que Jesús nos trajo al mundo, compartiendo todo ello en una comunidad de fe, dentro de la Iglesia.

Tres jóvenes de Cursillos de Cristiandad, Ángel, Carlos y Teresa, que han participado de la versión adaptada del mismo para jóvenes entre 17 y 21 años, también dieron su testimonio de cómo el Encuentro de Juventud (como se denomina el Cursillo de Cristiandad para jóvenes), les ha cambiado la vida y, entre otros ejemplos que pusieron: entender que no se está solo y que Jesús está con nosotros; pasar de "oír misa" a "vivir la Eucaristía"; tener anteriormente una indiferencia hacia todos y a todo a sentir y compartir el cariño con la familia, etc.

El padre Juan Ramón, también sacerdote en Marchena y conocedor de los Cursillos de Cristiandad finalizó la presentación de testimonios comentando la labor de cursillistas en décadas anteriores y que se agruparon para hacer labores sociales de envergadura en el pueblo, gracias a  sentir el Amor de Dios tras el Cursillo de Cristiandad.

Para terminar, tuvimos una pequeña charla abierta en la que se resolvieron algunas dudas y preguntas, y entregamos por escrito toda la información para aquellas personas que estuvieran interesadas en participar en algún Cursillo de Cristiandad o Encuentro de Juventud próximamente. Terminamos orando el Padrenuestro y encomendándonos a Nuestra Madre.

Agradecimos allí la presencia de todos los asistentes y de los sacerdotes, y agradecemos desde estas líneas también la labor previa de organización y animación de este evento de los miembros de Cursillos de Cristiandad, cursillistas y feligreses locales Manoli y Roberto, y Charo y Antonio, entre otros.