sábado, 15 de diciembre de 2012

Feliz Navidad 2012, por Rafael B.

La historia se hizo nueva en el momento
en el que Cristo asomó a la vida,
enseñándole al hombre la medida
del amor convertido en testamento.

No vino para ser un complemento
que se toma o se deja en la partida,
de aguantar con el alma dolorida
o escapar sin duda del sufrimiento.

Él nos quita la duda y el tormento,
y de Dios nos aclara su belleza
para ser peregrinos temporales,

de un mundo que descubre cuando reza
un portal con señales celestiales,
que transforma en sonrisa su lamento.

Rafael B. (cursillista sevillano).