lunes, 24 de diciembre de 2012

Felicitaciones de Navidad desde Cursillos de Cristiandad de Sevilla

Quiero desearos toda la felicidad que trae la Navidad: la presencia de Dios hecho niño en medio de nosotros. En estas fechas, me gustaría compartir el sentimiento de ser familia con cada uno de vosotros, de ser compañeros de camino para realizar el sueño que Dios tiene: que la PAZ y la felicidad inunden la Tierra.

Un abrazo muy fuerte y gracias.


Fernando (presidente de Cursillos de Cristiandad de Sevilla, siempre de colores).



-

"Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria" (Jn 1,14).

Dios en carne humana: Para todos, Navidad es Encarnación. Significa “Dios en carne humana”, y es que la Salvación pasa a través de la carne de Cristo. Carne de nuestra carne. La locura de todo un Dios apasionado por el hombre.

En este AÑO DE LA FE, te deseo unas Navidades santas y felices
y un venturoso Año Nuevo en Manos del Señor.
Un abrazo.
Eduardo M. Clemens 
(párroco de Santa Cruz, delegado diocesano de Misiones y consilirio de Cursillos de Cristiandad de Sevilla).


-

¡¡¡Feliz Navidad!!! Dichosos vosotros que esperáis con alegría e ilusión la llegada del Señor, del Hijo de Dios hecho hombre, a Jesús de Nazaret que nació en Belén…al niño Dios.


Nos encanta esa expresión del niño Dios, porque encierra dos verdades geniales. Una la de ser Dios y la otra la de ser niño, tan grande y a la vez tan pequeño. Un Dios que se hace niño, indefenso, pequeñito, a la espera de que alguien lo acune, juegue con él, le sonría, le acaricie, lo contemple….y eso os deseamos en estas Navidades.

Deseamos que juguéis con Jesús hecho niño, que saquéis tiempo para estar con él, para hablarle, para decirle que le quieres, para acunarlo, para cogerlo en brazos y darle un beso…y otro y otro y otro, que seas capaz de contemplarlo y de ver toda la grandeza de Dios hecho niño.

Y cómo no, en familia. No hay mayor alegría que estar en familia en estos días, ver a vuestros familiares y reunirse alrededor de este misterio cristiano, no lo olvidemos, las Navidades son de los cristianos y son para todos, pero son lo que son y se celebra lo que hay que celebrar…

La familia tendrá variaciones, faltarán algunos y otros habrán llegado nuevos, disfrutad de ambos. Los que se nos fueron nos contemplan desde el cielo en una Navidad que no tiene principio ni fin, con la felicidad de estar junto a Dios; y los que acaban de llegar habrá que contarle tantas cosas, lo que celebramos, el porqué, que Dios lo quiere tal y como es, que nos queremos porque somos todos hermanos y Dios nos quiere a todos por igual…

Os queremos y que la felicidad de nuestro Dios hecho niño os llene el corazón de Alegría y Paz, y toda vuestra familia y seres queridos lo compartan con vosotros.

Rocío e Ismael (responsables de la Escuela de Cursillos de Cristiandad en Sevilla).