lunes, 26 de noviembre de 2012

Testimonios tras el Encuentro de Juventud N 129


Testimonios tras el Encuentro de Juventud Nº 129, vivido los días 24 y 25 de noviembre de 2012, con jóvenes entre 17 y 21 años:

- Carlos: No sabía por qué vine al Encuentro de Juventud, pero me voy tras encontrarme con Dios. Ha sido un fin de semana muy importante para mi vida. Le doy las gracias a todos los que me hicieron venir.

- Javi: Vine por una persona que lleva dos años insistiéndome para que viniera y el domingo pasado me decidí a venir. Tenía una idea muy diferente de lo que era esto (pues pensaba que sólo sería rezo o que sería un coñazo); ahora, tras vivirlo, volvería a venir. Gracias a Dios por este fin de semana, por este Encuentro de Juventud 129.

- Jesús: El sentimiento antes de venir que, con 19 años, aunque mis padres me lo han dado todo, yo no tenía nada. En estos dos días, he aprendido que la esperanza existe. Mañana no voy a necesitar de nada para no sentirme solo, porque sé que Cristo está conmigo.

- Jesús: Venía vacío al Encuentro de Juventud y me voy lleno. Les doy las gracias a mis padres por hacerme venir y les doy las gracias a todos.

- Pepe: Muchas personas que conozco no se esperarán que yo haya participado del Encuentro d e Juventud. Vine solo y salgo muy acompañado.

- Álvaro: Vine buscando a Dios y le seguiré buscando. Pero me he dado cuenta de que necesito una comunidad, porque no encontraba a gente de mi edad para compartir quién soy. Ahora sí tengo gente con quien compartir mi fe.

- Rubén: Vine obligado por mis formadores y ahora doy gracias a Dios porque la experiencia me ha ayudado para mi vocación.

- María: Vine porque mi novio me dejó plantada el pasado fin de semana y, a este Encuentro de Juventud, hemos venido juntos. Había dejado de lado a Dios en mi vida y ahora siento que he superado esa distancia que tenía con Él; ahora, Le he vuelto a encontrar.

- Pedro: Vine por que me obligaron mis padres y ahora lo que espero es poder volver a ver a mis compañeros. La experiencia ha sido muy buena y me ha servido para cambiar como persona.

- Amelia: Vine porque me lo recomendaros varios familiares y yo pensaba que esto era una simple convivencia, pero esto es muy diferente: Esto es conocer a Dios que está ahí, que no te va a fallar, es conocer el secreto de la vida, pues tenemos a Alguien arriba para no sentirnos solos y poder estar siempre llenos.

- Antonio: Vine medio obligado por varios de mis familiares. Llegué vacío y me voy lleno.

- María: No había oído hablar de Cursillos de Cristiandad ni de Encuentros de Juventud, aunque mis padres sí los habían hecho. He tenido mis dudas con el Señor y he estado un poco perdida. Me engatusaron para venir aquí y, aunque quería venir en marzo, tenía la inquietud. A través de los que han vivido conmigo el Encuentro de Juventud, he visto a Dios.

- Javier: Yo creía que venía a una reunión con frikis de Iglesia, pero me he dado cuenta de que he estado con gente normal y corriente, gente como yo. Y con ellos se me han aclarado muchas cosas.

- Chico joven: El Señor siempre nos regala algo nuevo y así me he sentido muy identificado con lo que ha pasado. Yo creía en Dios, lo tenía en mi vida, pero ahora, Le siento mucho más en mí.

- Isabel: Me siento muy afortunada con mi familia y mis amigos, pero tenía apartado de mi vida a Dios (ni eucaristía, ni Biblia, ni nada de eso). A pesar de mi buena suerte, sentía que mi vida estaba desordenada y este miércoles fue cuando me enteré del Encuentro de Juventud. Me ha costado expresarme durante estos dos días, pero todos me han ayudado a expresarme libremente.

- Antonio: Vine por recomendación de mis padres y mi hermana. Antes iba a misa, pero no sentía a Dios; ahora Le conozco.

- Cristina: No quería venir y ahora me alegro de haber venido. Ahora sé que puedo ser más feliz y estar más llena.

- Alberto: Está muy bien esta experiencia y, a partir de ahora, actuaré, pues soy más persona de obras que de palabras. Sé lo que tengo que hacer con mi vida.

- Chico joven: Me dijeron que viniera y varios hemos pasado de estar ayer con la cabeza agachada, mirando al suelo, a saber que Alguien está en nuestras vidas.

- Ana: No quería venir, pero lo pensé y me entró curiosidad. De pronto, me vi aquí y me he encontrado verdaderamente a Dios en cada uno de mis compañeros.

- Teresa: Vine por mis amigas, pero sabía que tenía que venir. Me ha encantado esta sorprendente experiencia, pues no me esperaba encontrar a Dios aquí.

- Andrés: También vine obligado por mis formadores. Antes de venir, no me esperaba esto y me voy reforzado en mi fe.

- Sara: Siempre he tenido a Dios cerca, pero ahora me doy cuenta de que también te Lo puedes encontrar en tu comunidad.

- Fran: Soy el más joven de este Encuentro de Juventud y me lo he pasado muy bien, por lo que le doy las gracias a Dios.

- José Antonio: Me insistieron desde mi familia para venir y he tenido un gran cambio: Estaba arrastrado antes de este Encuentro y me voy una gran cantidad de importantes amigos y conociendo a Dios.

- Reyes: En estos dos días, he cambiado mi forma de pensar sobre Dios y mis expectativas de futuro son muy diferentes.

- Edu: Vine por mis formadores y aquí me han hecho ver mi tibieza. Me he encontrado con Dios, ha aumentado mi fe, he visto cómo Dios nos toca. Vine con pocas ganas y me voy muy contento.

- Reyes: Vine por mis padres y estuve a punto de no venir, pero sabía que tenía que venir. Siento que ha merecido la pena.

- Chico joven: Venía sin ganas y con miedo. Me he vuelto a encontrar con Dios y quiero volver a ver a mis compañeros.