jueves, 8 de noviembre de 2012

"Que tus palabras sirvan para acercar más que para alejar", por Javier Nadal

Jueves 08 de Noviembre del 2012
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Fílipenses (3,3-8a):

“…TODO ESO QUE PARA MÍ ERA GANANCIA LO CONSIDERÉ PÉRDIDA COMPARADO CON CRISTO; MÁS AÚN, TODO LO ESTIMO PÉRDIDA COMPARADO CON LA EXCELENCIA

 DEL CONOCIMIENTO DE CRISTO JESÚS, MI SEÑOR. POR ÉL LO PERDÍ TODO, Y TODO LO ESTIMO BASURA CON TAL DE GANAR A CRISTO…”
Palabra de Dios
Sal 104,2-3.4-5.6-7 R/. Que se alegren los que buscan al Señor

Lectura del santo evangelio según san Lucas (15,1-10):

En aquel tiempo, solían acercarse a Jesús todos los publicanos y los pecadores a escucharle.
Y los fariseos y los escribas murmuraban entre ellos: «Ése acoge a los pecadores y come con ellos.»
Jesús les dijo esta parábola: «Si uno de vosotros tiene cien ovejas y se le pierde una, ¿no deja las noventa y nueve en el campo y va tras la descarriada, hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy contento; y, al llegar a casa, reúne a los amigos y a los vecinos para decirles: "¡Felicitadme!, he encontrado la oveja que se me había perdido." Os digo que así también habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse. Y si una mujer tiene diez monedas y se le pierde una, ¿no enciende una lámpara y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la encuentra? Y, cuando la encuentra, reúne a las amigas y a las vecinas para decirles: "¡Felicitadme!, he encontrado la moneda que se me había perdido." Os digo que la misma alegría habrá entre los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta.»


Palabra del Señor
REFLEXIÓN (MUY) PERSONAL:
Qué importante es encontrarse con la gente, qué importante es poder orientarla cuando están perdidos, que alegría le da a uno cuando hemos sido capaces de aconsejar y bien a alguien, para que retome el camino que quizás un día perdió en su vida por las circunstancias que fueran. Qué importante es que nuestras palabras más que para alejar a las personas sirvan para acercar…Jesús, conseguía con su comprensión (que no permisividad), con su cariño, con su cercanía, que una LUZ brillará en la vida de las personas…que tomaran conciencia por un lado del mal que les hacía su pecado, y que sintieran que si uno se lo propone puede retomar el sentido correcto de su vida.
Qué se alegren los que buscan al Señor, porque Él antes de que nosotros lo busquemos ya está detrás nuestra,…por lo que en el momento en el que nos volvemos: ¡SORPRESA! ¡AHÍ ESTÁ Y ESTARÁ!. ¡Bien por ti Señor, que sabes hacer las cosas a tu manera!
¡Feliz día, feliz encuentro con el Señor,..y que tus palabras sirvan para acercar más que para alejar…!





Texto y reflexión de D. Javier Nadal Villacreces (sacerdote y vicerrector del Seminario Menor de Sevilla), publicado en su perfil de Facebook, hoy día 8 de noviembre.