domingo, 11 de noviembre de 2012

"Dios y la Iglesia, ¿enemigos del desarrollo y de la investigación?"


¿DIOS Y LA IGLESIA ENEMIGOS DEL DESARROLLO Y DE LA INVESTIGACION?



En el primer capitulo del Génesis  vemos como Dios creo todas las cosas, todos los seres de todo tipo y después creó al hombre. Y dijo Dios: “hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza……” “varón y mujer los creo y a su imagen los creo” (Génesis: 1,26-31).

Dios creo al hombre como ser inteligente y libre y las primeras palabras que dirigió al varón y a la mujer fueron estas: “creced…….” “someted la tierra y dominad sobre los peces del mar, las aves del cielo y toda clase de animales”.


Y dijo Dios: “mirad que os entrego todo. . .”. Es decir Dios creo al hombre como ser inteligente y libre y todo lo creado lo puso a disposición del hombre, al servicio del hombre, pero no constituyo al hombre dueño absoluto para hacer el hombre lo que el quisiera a su capricho y antojo, sino que le constituyó administrador y guardián inteligente, libre y fiel.

Y Dios puso todo lo creado al servicio del hombre. La tierra es la mesa común de todos los seres humanos y todo lo que hay en ella Dios se lo entrego al hombre para que lo cuidase, lo desarrollase, lo perfeccionase, en beneficio del hombre, de todos los hombres no de unos pocos.

¿Verdad que las palabras de Dios son una invitación, una llamada aldesarrollo, a la transformación y al progreso?

Y el Papa Pablo VI en su gran encíclica sobre el desarrollo de los pueblos nos dice que: “en los designios de Dios cada hombre esta llamado a desarrollarse porque toda vida es una vocación” y que “el hombre dotado de inteligencia y libertad es responsable de su crecimiento y desarrollo y que este crecimiento no es facultativo sino que el crecimiento, el desarrollo humano constituye como un resumen de nuestros deberes”. Y a continuación precisa el Papa que el desarrollo no se reduce al crecimiento económico sino que para ser autentico el desarrollo debe de ser un desarrollo integral; es decir, un desarrollo del hombre, de todos los hombres y de todo el hombre.

Y el Papa Benedicto en su ultima encíclica: “la Caridad en la Verdad”, profundiza y amplia y actualiza toda la doctrina sobre el desarrollo de las personas y de los pueblos. Lectura que te recomiendo.

¿Verdad que la Iglesia no esta contra el desarrollo y el progreso sino todo lo contrario?

Podemos afirmar que los avances de la medicina regenerativa han sido realmente espectaculares, por medio de las “células madre

En este tiempo han abundado las críticas a la Iglesia y a Dios por ser un obstáculo, un estorbo, con sus prohibiciones para el desarrollo de las investigaciones con células madre. Intentemos clarificar un poco las cosas. En primer lugar tenemos que distinguir entre las células madre adultas y las células madre embrionarias.

La investigación con células madre embrionarias lleva consigo la eliminación, la muerte del embrión humano, ya que, el embrión humano queda reducido a un mero material de investigación. La investigación debe estar siempre al servicio del hombre y nunca el hombre al servicio de la investigación, de la ciencia, de la tecnología, a costa de su propia vida.

El ser humano aunque este en su fase de vida incipiente, nunca se le puede utilizar como un mero medio para conseguir un fin porque el fin no justifica los medios.

Escuchemos también las palabras del Beato Juan Pablo II en su encíclica “Evangelium Vitae”: “la privación a un ser humano inocente de su vida es siempre mala desde el punto de vista moral y nunca puede ser licitani como fin ni como medio para un fin bueno”. Y en la misma encíclica habla con toda solemnidad y rotundidad como sucesor de Pedro y dice: “confirmo que la eliminación directa y voluntaria de un ser humano inocente es siempre gravemente inmoral”.

El premio Nobel de medicina 2012 ha sido concedido al científico japonés Yamanaka y al científico británico John Gurdon por sus descubrimientos de las células madre adultas reprogramadas y pluripotentes; es decir, que son capaces de regenerar varios tejidos y órganos.

Pero últimamente científicos de la Universidad de Stanford (EEUU) liderados por el científico John Cooke han desarrollado un método nuevopara conseguir células madre adultas pluripotentes. Y la nueva técnica esmás eficiente y segura que la conocida hasta ahora, descubierta por Yamanaka y Gurdon.

¿Es verdad que la Iglesia condena y pone obstáculos a las investigación con células madre adultasNo es verdadEs mentira. Todo lo contrario, el Papa Benedicto XVI continuamente alaba, anima y alienta estas investigaciones que no plantean ningún problema ético. El Papa, pasando de las palabras a los hechos, puso en marcha hace dos años una fundación con una institución de EEUU con aportación económica de la Santa Sede con la finalidad de fomentar e impulsar la investigación con células madre adultasy dar a conocer las grandes esperanzas puestas en esta clase de investigación; esperanzas que se han multiplicado con las nuevas aportaciones del científico americano John Cooke y su equipo.

Hoy hay varios miles de proyectos de investigación en el mundo con células madre adultas. En cambio, la investigación con células madre embrionarias ha sido un fracaso por sus consecuencias tumorales. Por eso hoy, hay muy pocos proyectos con células madre embrionarias. A pesar de todo esto, en España y mas en concreto en Andalucía, ha habido en los últimos años proyectos subvencionados millonarios para la investigación con células madre embrionarias que, como he dicho antes, tienen como consecuencia la eliminación del ser humano.

La Iglesia condena esta clase de investigación que no esta al servicio de la vida del ser Humano sino que el embrión humano es considerado como un mero material de investigación y consiguientemente es destruido.

Tanto en la prensa como en las tertulias de Radio y Televisión casi nunca he oído una información completa y veraz sobre la actitud de la Iglesia en esta materia. Siempre he visto una información sesgada no distinguiendo entre las células madres embrionarias y las adultas que tienen una consideración moral completamente distinta.

Hoy, como todos sabemos, hay mucha gente, sobre todo jóvenes, que acusa a la Iglesia, a Dios, de poner trabas y prohibiciones a los proyectos y realizaciones del “bebe medicamento” y del diagnostico genético preimplantatorio.

Voy a intentar ser breve para no alargar en demasía esta reflexión.

En primer lugar, cuando se consigue el objetivo de un “bebe medicamento” como los dos casos de Andalucía del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, nunca se explica como se ha llegado a conseguir eso y que consecuencias se han producido en el camino, sino que, en la prensa se presenta como un éxito de la investigación y nada mas; “y que ha nacido un niño, hermano del niño enfermo incurable, para curar a su hermano”.

Los pasos que se suelen dar en estos casos son los siguientes:tratamiento hormonal de la mujer para tener ovulación múltiple, hasta conseguir de 16 a 20 óvulos o más que pasan a una fecundación in Vitro. Después se somete a cada embrión a un diagnostico genético preimplantatorio. Aquellos embriones que se detectan con la misma enfermedad del hermano, son considerados no aptosno útiles, sondesechados y pasan a ser “sobrantes”; aquellos embriones que no tengan lasuficiente afinidad con el enfermo corren la misma suerte de “sobrantes” y entre los que quedan sanos y afines se selecciona uno considerado el mas sano y afín que será destinado para ser “bebe medicamento” de su hermano. Lo demás son “sobrantes” y “congelados” para terminar como material de investigación. A veces, para mayor seguridad se seleccionan dos o tres y una vez consolidados se practica un aborto selectivo dejando uno solamente. Luego ¿es malo el diagnostico genético preimplantatorio? No, todo lo contrario, es un gran avance de la ciencia médica. Lo bueno y lo malo que hay aquí es el uso que se haga de este medio. Diagnostico genético preimplantatorio para curar y seguir investigando, bien; el mismo diagnostico utilizado para seleccionar y eliminar y destruir otros seres humanos esinmoral

Se eliminan 15, 20 o más seres humanos para sanar a uno. En estos casos tampoco suele darse una información completa y veraz sobre todo del proceso y sus consecuencias.

En la década pasada se ha hablado mucho de la teoría defendida por un grupo de científicos del “preembrión”. Esta teoría defendía que del espacio comprendido entre la fecundación y la implantación en el útero, en el endometrio, no hay propiamente embrión humano, queriendo justificar la manipulación y eliminación del embrión sin trabas éticas y morales.

Pero la Iglesia siempre ha defendido que desde el momento de la fecundación ya hay un nuevo ser en la especie humana y por lo tanto eliminarle, destruirle es algo inmoral.

Escuchemos lo que nos dice la ciencia. La declaración de Madrid, Marzo 2009, suscrita por más de dos mil científicos y expertos nos dice que: “Existe sobrada evidencia científica de que la vida empieza en el momento de la fecundación.” Y añade: “Los conocimientos más actuales de la genética, de la biología molecular y la embriología así lo demuestran.”


Seguiremos reflexionando.

Con el cariño de PUBLIO ESCUDERO.